La técnica TDEC©

"Para comprender la TDEC (Técnica de Entrelazamiento Cuántico), primero es importante sumergirnos en el mundo microcósmico de la mecánica cuántica. Y entender qué es el entrelazamiento cuántico. Esta nueva visión nos permitirá comprender esta terapia tan novedosa, que de una manera u otra el universo me la depositó en mis manos."
 
CRISTINA VILASECA
 
El entrelazamiento cuántico es un descubrimiento muy reciente y con unas de las propiedades más misteriosas dentro del mundo cuántico. Da respuesta a muchos comportamientos de la ley universal y de la física. Es un fenómeno que permite que una partícula influencie el estado de otra instantáneamente, aunque este años luz de distancia. Con idéntico movimiento y comportamiento a la vez. Es decir, una partícula se convierte en la otra, son dos en una. Así funciona el TDEC. Es el comportamiento simultáneo o muy parecido de una persona que representa a otra. Ambas con características muy similares, ya que están en la misma resonancia. Gracias al entrelazamiento cuántico pueden vivir y experimentar la misma situación para tener un mayor conocimiento de las circunstancias y de si mism@.
 
La diferencia del TDEC (Técnica de Entrelazamiento Cuántico) respecto a otras terapias, es que las personas escogidas en el grupo están totalmente en resonancia con la persona que tienen que representar. Y, además conectadas en su campo inconsciente. Tanto es así que perciben con mucha facilidad una situación pasada que se produjo. Y, de hecho, prácticamente experimentan las mismas vivencias.
La experiencia del TDEC
 
En otras palabras, los descubrimientos dentro de la mecánica cuántica -experimentando con fotones y realizando el entrelazamiento cuántico- los hemos reproducido a través de la Técnica TDEC. Durante las sesiones prácticas (y a pesar de que los participantes no se conocían ni tenían conocimiento de lo acontecido), desde BioSalud Quantum nos hemos quedado maravillados al ver que el comportamiento y los hechos que se dieron en una situación determinada para esas personas, tenían muchas similitudes.  Me atrevería a decir que entran en una vibración correspondiente a dimensiones simultáneas, reviviendo la misma experiencia. Es como si pudieran vivir los tres destinos al mismo tiempo: pasado, presente y futuro. De hecho, hay una conexión con el inconsciente colectivo y esto permite que se manifiesten con mucha precisión. Hablo de muchos matices que la propia persona o consultante no ha sido capaz de ver por si misma.
 
Aunque parezca una terapia dirigida, es todo lo contrario. Todo fluye sin ningún control, y poco a poco se va desarrollando esa experiencia de revivir circunstancias muy parecidas. Lo que podemos garantizar es que en el momento de protagonizar el acontecimiento -o  el papel en el escenario- las vivencias son muy potentes. Ello ocurre gracias al entrelazamiento energético con los participantes, y a las pautas y herramientas que empleamos para distinguir qué participantes están el la misma resonancia. Esta experiencia permite vivir situaciones muy similares a las vicidas por otros, con el fin de tener una mayor comprensión de lo sucedido. Y liberando la energía que pudo haber desequilibrado e incluso enfermado al consultante. 
 
  • Por ejemplo, trabajamos un duelo en uno de los talleres. Y la persona que se estaba despidiendo de su ser querido ya fallecido, sentía que era él quien la abrazaba. Y quien representaba el papel del difunto, espontáneamente le tomaba de la mano de la misma manera. E incluso en la mirada y en las palabras artículadas, quedaba reflejada la persona fallecida. 
 

¿Cómo funciona el TDEC?

 

Esta terapia no se puede comparar con la de las constelaciones ni con la Terapia de Conexión Cuántica. En BioSalud Quantum utilizamos herramientas que os permite distinguir quiénes están en la misma frecuencia, para poder desarrollar el papel en esta "comedia". Es como una gran obra de teatro pero con una réplica de la realidad que vivió la persona. En este caso, yo como terapeuta asigno el papel que desempeñará cada uno, ya que previamente realizo un estudio de los participantes para saber a quién pueden representar. En otras palabras, descubro quiénes están en la misma frecuencia para realizar el Entrelazamiento Cuántico. Cuando hablamos de esta terapia no existe el tiempo ni espacio, por lo tanto todo es real. Hay una conexión continua en el universo entre dimensiones y frecuencias, y esa es la magia de este método de sanación. El comentario de todos los que han participado en la terapia TDEC (Técnica De Entrelazamiento Cuántico) es: “hay que vivirlo para entenderlo y creerlo”.

 

Esta técnica se puede realizar representando a personas que ya no están en este plano terrenal (es decir, difuntos) o  seres vivos, incluyendo animales. Una de las cosas que más sorprenden es que hay unas características genéticas dentro de nuestro propio clan familiar que crean grandes similitudes de generación en generación. Pero como profesional en este campo empiezo a creer que los genes también van encriptados con una información que permite entrelazar y crear agrupaciones por frecuencias entre personas desconocidas. Porque sin tener ningún tipo de parentesco ni relación sanguínea se observan muchos rasgos muy iguales en la personalidad y también en las vivencias. El objetivo de estas, aunque sean de características diferentes, es sanar las mismas emociones o aprender la misma lección.

 

Otro punto muy relevante es que todas las personas que participan en el taller se presentan al azar in conocerse entre ellas. Sin embargo, está claro que la propia Ley de la Atracción del Universo hace que se reúnan en un mismo grupo quienes están en sintonía. Tanto por frecuencias como por temas que han de trabajar. Por lo tanto, cuando aplicamos el TDEC, inmediatamente pueden entrar en resonancia varias personas simultáneamente, sacando a luz acontecimientos ocultos que podían ser causa de un bloqueo, liberando a su vez emociones retenidas durante mucho tiempo. 

 

¿Cómo se originó o llegó a mí?

Hace unos años que se oye hablar con más fuerza sobre la física cuántica. Era un punto clave que me permitía obtener muchas respuestas a mis inquietudes terapéuticas, al observar los comportamientos y repeticiones de patrón de las generaciones anteriores. A su vez, buscaba respuestas sobre cómo podía haber tantas similitudes y sincronicidad en las experiencias de muchas personas que ni siquiera se conocían entre sí. De modo que, a lo largo de este camino tan enriquecedor, el puzzle se fue montando por sí solo con un claro entendimiento de la conexión entre las personas y el Universo. El entendimiento de que formamos parte de lo mismo y de una sola unidad.
 
Lo que me permitió llegar a esta terapia
 
    Las grandes igualdades por resonancia y frecuencias que hay en un grupo de trabajo cuando se reúnen aleatoriamente y nunca han tenido contacto. Hay ciertos rasgos o características que nos diferencian y a la vez agrupan, y estas agrupaciones se conectan a través de distintos elementos: las frecuencias, la manera en que creamos nuestra vida partiendo de nuestras experiencias y la de  nuestros antepasados, y las creencias que se han ido reforzando a lo largo de nuestras generaciones. Hay que tener en cuenta que dichas creencias pueden ser fruto de conflictos, apegos y confusiones. 
 
    • Esta observación también me permitió comprender cómo puede ser reforzada la mecánica cuántica o nuestro mundo subatómico por nuestro sistema de creencias. Esto es, cómo vemos la vida. Según cómo sentimos y creemos, este es el resultado que obtenemos. Tenemos un sinfín de posibilidades ante una misma situación, pero nuestras creencias y apegos -debido a factores como lealtad, culpabilidad y muchos otros parámetros- no nos permiten descubrir nuevos y grandes horizontes. Si nuestras ideas son claras, el solo hecho de la claridad de intenciones nos lleva al lugar que deseamos. Esto lo podemos comprender a través del experimento del “Gato de Schrödinger”. Te invito a que hagas click en este breve e interesante vídeo (concretamente hasta el minuto 2,42).
 
   
  • La comprensión de que nuestro cerebro trabaja igual que una radio, que está emitiendo ondas a través de frecuencias en todo momento. Y que nos conecta con otros a través de un inconsciente colectivo, creando campos energéticos selectivos. Todo ello gracias a ciertas características que nos vinculan de una manera u otra. (Estas se buscan antes de realizar la terapia TDEC en nuestros talleres). 
 
    • Todas nuestras células contienen un mapa con el mismo contenido de nuestro cerebro. Con un factor genético que se activa o desactiva según nuestras creencias, como demuestra actualmente la Epigenética. El único órgano que puede sanar las emociones -producidas por estas creencias, juicios, prejuicios y condicionamientos- es el corazón.
 
    • La comprensión de que tenemos nuestros yoes cuánticos viviendo las mismas situaciones en mundos simultáneos, pero con diferentes alternativas. Solo hace falta conectar con ellos, para que nos llegue la mejor respuesta y solución ante cualquier situación.
 
    • La creación y la expansión del Universo está creada por las matemáticas. Nuestras conexiones y señales se dan gracias a estos números que componen e integran nuestro macrocosmos. La vida está regida por influencias y movimientos a través de órbitas planetarias. Los más sorprendente es que están íntimamente relacionadas con nuestros ciclos exactos de vida. Esto quiere decir que todos estos movimientos están  directamente en  conexión con nuestro mundo inconsciente y con nuestro cerebro, que graba todas sus secuencias de forma exacta y matemática.
 
¿Cómo se trabaja?
 
Esta novedosa terapia llamada TDEC está basada en la Física Cuántica. Es una terapia grupal que permite entrar en el campo inconsciente del consultante con mucha rapidez,  permitiéndote revivir una situación que pudo haber sido causa de un trauma doloroso. La finalidad es liberar la emoción retenida, darle una perspectiva más objetiva y cambiar creencias visualizando otras alternativas o posibilidades. Por tanto, este trabajo engloba todos los puntos que a continuación detallamos: 
 
  1.     Se trabaja en un ambiente y en un entorno de mucha tranquilidad.
  2.     Realizamos previamente una relajación profunda trabajando la respiración.
  3.     Armonizamos el espacio con los sonidos de cuencos de cuarzo, flauta nativa y Hang.
  4.     Trabajamos la conexión con nosotros mismos manteniéndonos centrados en todo momento.
  5.     Llevamos a cabo el TDEC (Técnica de Entrelazamiento Cuántico) trabajando directamente con la raíz del conflicto ya identificado. Asó como con todas las personas que fueron fuente de esa situación conflictiva -vivas o fallecidas-. 
  6.    Se hace un seguimiento muy directo, con cariño y profesionalidad  a los participantes del grupo, mientras viven el proceso  de liberación de energía y comprensión de los hechos. ¡En muchas ocasiones se desencadenan reacciones simultáneamente, ya muchos de los participantes están en resonancia.
  7.    Como valor añadido, ponemos a disposición de los participantes una línea telefónica abierta durante todo el período del taller. Para que puedan ser asesorados y acompañados durante el proceso de integración. 
 
>Teniendo en cuenta que es una terapia muy potente, también tiene la peculiaridad de que cada persona saca lo mejor de sí misma, ya que no se producen juicios. Se abren los corazones descubriendo la compasión, de manera que hay armonía entre todos los participantes. Estos se sienten muy identificados entre ellos mismos, puesto que tienen muchos puntos en común. Se trata en definitiva de un trabajo en equipo donde predomina el cariño y la comprensión. Podrás experimentar y comprender que formas parte del todo, ya que "vives el intercambio de energía de una manera sorprendente y casi mágica”. ¡Este es el comentario de todos los que han experimentado este método curativo!
 
Se trabaja de manera grupal en grupos aproximadamente de 10 personas. Si el grupo es superior, se suma nuestro equipo de colaboradores, cualificados para dar el seguimiento adecuado a cada persona.
 
Beneficios de esta terapia
 
Esta terapia aporta múltiples beneficios, no solo a quien busca la sanación sino también a todos los involucrados, quienes de una manera u otra también estuvieron afectados por la misma situación. Se crea un efecto en cadena, que misteriosamente se va observando de manera paulatina. No quisiera enfocarlo solo por la dinámica de acción-reacción, sino porque el hecho de que cuando en el grupo se genera una resonancia, se siente un cambio interno, sin saber el motivo. 
 
TDEC es una terapia que facilita que puedas llegar a una profunda comprensión de las situaciones y de las personas, así como de ti mism@. Por este motivo, te da una idea más objetiva de las cosas, entendiendo cómo se originaron y así saber cómo darle una nueva visión. Cuando estás en pleno entrelazamiento cuántico vives las emociones de los hechos, pero con la distancia suficiente para poder observarte a ti mismo y a la persona o situación que desencadenó el problema.
 
La sanación que se produce en esta terapia es de las más completas que existen en la actualidad, ya que la energía que fluye y se entrelaza se origina abriendo el corazón. Además de aportar una reflexión y entendimiento desde la mente, liberamos el dolor y la emoción, trabajando desde el corazón. Cuando estamos ofuscados y confundidos ante una situación, no somos capaces de identificar el tipo de emociones y sentimientos internos que nos bloquean. Con TDEC las podemos identificar inmediatamente, y esto nos permite llegar a una observación más profunda de nosotros, acelerando nuestra sanación y conocimiento de nosotros mismos.
 
TDEC te permite tener un mayor conocimiento de quién eres, entendiendo que formas parte de una totalidad y que momento a momento tú eres creador de tu vida. El responsable de todo lo que atraes. Esta realidad se relaciona directamente con la ley de causa y efecto del Universo, llamada KARMA. Existen muchos tipos de abundancia en la vida, pero una de ellas también puede ser la estupidez. Cuando no hemos aprendido y comprendido una lección, mediante el efecto boomerang volverá a ti. Con el objetivo de que te puedas poner en los zapatos del otro, viviendo la misma experiencia y tengas la capacidad de expandir tu corazón a través de la compasión. A partir de esta ley universal, también llegarás a la plena comprensión de que de la misma manera que tu eres responsable de cualquier cosa que pasa en tu vida, también tienes la capacidad de cambiar el curso de los acontecimientos. Por esta razón, la mayoría de las personas que viven la experiencia del entrelazamiento cuántico tienen la posibilidad de hacer una revisión de su vida, para ver como se repiten los mismos patrones. En el momento en que lo has visto con claridad y lo comprendes, es cuando ya das por finalizada la lección.
 
Enfermedades y problemas que se tratan con esta terapia
 
Depresión
Patologías de todo tipo, excepto algunas enfermedades mentales
Problemas existenciales
Desconexión contigo mismo
Bloqueos emocionales
Bloqueos económicos
Duelos
Falta de autoestima
Problemas relacionales (pareja, familia, amigos y compañeros de trabajo)
Desorientación en la vida
Desequilibrios emocionales
 
Si quieres información científica sobre el entrelazamiento cuántico y el origen de la Terapia TDEC, te recomendamos que visualices este vídeo:
 
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Cristina Vilaseca Bertran