Cómo afrontar el cambio más importante en la vida de otros o en la tuya propia… la transición a la muerte

 

Cuando hablamos de la muerte podemos referirnos al fallecimiento de un ser querido o a nuestro propio final. En cualquiera de los dos casos, realizar un trabajo interior de aceptación de este hecho nos ayudará a experimentar de una manera diferente esta nueva etapa. Porque la muerte en realidad es una nueva etapa de la vida, ya que cuando fallecemos cesan biológicamente los procesos corporales. Pero todo somos energía, y esa energía no muere sino que se transforma.

 

El miedo que tenemos a la muerte es un temor a algo desconocido, por que nos genera gran ansiedad. Además, se trata de algo es socialmente rechazado, en cuanto atenta con nuestro mundo material. Ambos aspectos influyen definitivamente en nuestra percepción negativa del final de nuestra vida. Sin embargo, la forma en que nos dispongamos frente a ella definirá nuestro proceso de muerte, por que ¿qué es la muerte, sino un renacer? En Biosalud Quantum realizamos terapias de aceptación de la muerte, para ayudarte a experimentar el cambio más importante de tu vida.

 

En este sentido, el objetivo del terapeuta es orientar a la persona hacia la aceptación de su realidad, sea la muerte de un ser querido o la proximidad del propio fallecimiento -por alguna enfermedad, por ejemplo-. El morir nos enseña a amar, a recordar. La muerte es un espejo en el que se refleja nuestra vida entera, y en realidad la “vida” no es más que un periodo pequeño de nuestra verdadera existencia. Morir significa cambiar de estado, y el “bien morir” puede ser entendido como desprenderse finalmente de todo lo material de este mundo para facilitarnos el paso a la eternidad.

 

Nuestro centro ofrece terapias personalizadas de aceptación de la muerte, sea de una persona que ya no está, que sabemos que pronto -e inevitablemente- se irá (para lo que realizamos terapias de pareja, familiares o grupales), o sea de nuestra propia muerte si sabemos que está cerca. Ayudamos a las personas, y las de su alrededor, a aceptar y/o prepararse para este nuevo paso, de manera que no se experimente como un terrible trauma sino como un camino de calma y tranquilidad que nos lleva a la transformación de nuestra energía. El hecho de aferrarnos a la vida como un clavo ardiendo, cuando ya no ha de ser así, nos provoca un gran sufrimiento innecesario si entendemos el verdadero significado de la muerte. Tener conciencia plena de ello nos ayudará a sentirnos en paz cuando llegue el momento, o una vez ha llegado, en el caso de los que ya no están con nosotros. Porque si nos enfrentamos correctamente a la muerte, en ese momento comprendemos la realidad de la vida.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Cristina Vilaseca Bertran